La Luz Prodigiosa: ¿Y si no hubiera muerto?

Gacela del amor que no se deja ver.

Solamente por oír
la campana de la Vela
te puse una corona de verbena.

Granada era una luna
ahogada entre las yedras.

Solamente por oír
la campana de la Vela
desgarré mi jardín de Cartagena.

Granada era una corza
rosa por las veletas.

Solamente por oír
la campana de la Vela
me abrasaba en tu cuerpo
sin saber de quién era.

Corría el año 1936 en el sur de España cuando Joaquín, un adolescente pastor andaluz, se encuentra en un baldío a un hombre que había sido baleado recientemente y que apenas se aferraba a la vida. Aquel hecho impresionaría grandemente al muchacho, quien prontamente buscó ayuda médica para aquel desventurado hombre con el doctor del pueblo. Pasado los días, le llevaría a una institución religiosa, una especie de asilo, donde lo dejaría a cargo de una monjas antes de alistarse en el ejército español sublevado y marcharse por décadas de Granada.

Terminada la guerra civil y transcurridas ya muchas décadas, aquel muchacho ya hecho un hombre maduro regresa a Granada a resolver un asunto de herencia, y termina involucrado en saber del paradero de aquel hombre que una vez había ayudado y quien le había causado tan dramática impresión en su vida. Con la ayuda de las monjas, logra encontrarlo, convertido ahora en un viejo un poco loco, amnésico y desfigurado, callejero y vestido con arrapos. Joaquín lo lleva a su casa y los acicala un poco para darle un aspecto más decente. Y así retoman de nuevo la aventura de supervivencia, de reconocerse y de enfrentarse al pasado. En el proceso de ayudarle a recobrar la memoria a Galápagos como decide llamarlo, Joaquín le va recordando nombres y fotos de personas desaparecidas en la región durante la guerra civil, y es así como primero intuye y luego concluye que aquel hombre a quien había rescatado de una muerta segura era el poeta Federico García Lorca. Lorca recordaría de memoria precisamente el poema transcrito arriba y habría sobrevivido al fusilamiento de las falanges gracias a la ayuda de aquel muchacho. Durante la película, el hombre le llevaría a aquellos predios de su tan amada Granada, le mostraría fotos de su relación y amistad con Salvador Dalí, leerían juntos poemas de Lorca y hasta irían juntos al teatro a ver por primera vez La casa de Bernarda Alba.

Basada en una novela de Fernando Marías y dirigida por Miguel Hermoso, la película La Luz Prodigiosa con Alfredo Landa, Nino Manfredi y Kiti Manver como principales actores trata muy elegante y sobriamente la posibilidad de que Lorca no hubiera muerto sino que viviría muchos años como un vagabundo cualquiera por Granada.

La Luz Prodigiosa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s