Páginas Amargas

Cuentos de Páginas Amargas No,  sus miradas no llegaron a cruzarse. Por más que ella le buscara con la mirada incesante de sus ojos castaños. Los de él, impasibles y sin movimiento no coincidieron con los de ella. En su condición de mujer desdeñada, ella no dejaba de sentirse inútil. Aún así,  no se rendía ante la desilusión. Lentamente removió el guante de la mano derecha y dejó deslizar sus dedos por su rizada caballera de ébano. Sus suaves dedos se enredaban con cada cabello, acariciándolos y acomodándolos sobre su frente. Ella no dejaba de mirarle fijamente teniendo a la … Continúa leyendo Páginas Amargas